Protección de Fauna y Flora

PROTECCIÓN DE FAUNA Y FLORA

Con un trabajo de conservación y reforestación cuyo inicio se remonta al año 1982, en la actualidad se protege celosamente cerca de 50 hectáreas de bosque secundario en diferentes estados sucesionales, desde incipiente hasta avanzado, e incluso algunos reductos de bosque primario intervenido.

En la Reserva Santa Librada es prohibido cazar y se han reintroducido algunas especies que ya habían desaparecido, creando un importante refugio faunístico, con gran número de animales, muchos de ellos ya extintos en la región. Complementando la labor de protección y formación, se han colocado vallas informativas y se han repartido documentos escritos dirigidos a la comunidad del sector, donde se aclara que cazar es delito y se invita a evitar la disminución cualitativa y cuantitativa de los recursos naturales.

En La Reserva Santa Librada se aprende a cuidar la naturaleza mientras se disfruta de ella.

En la Reserva Santa Librada aprendimos que es es posible tener un bosque productor.

La Reserva Santa Librada es un modelo estable de Desarrollo Sostenible en términos ecológicos y económicos.